Blog, Uncategorized

Movimiento elemento agua

El Universo en su conjunto y todo ser vivo están individualmente compuestos de los mismos movimientos y dispuestos en el mismo orden, lo que entraña una similitud, en el sentido de la palabra, entre el ser humano y el Cosmos. Los 5 elementos son Fuego, Tierra, Metal, Agua y Madera.

Desde el 28 de Octubre hasta el 23 de Enero hemos entrado en el movimiento Agua (invierno energético)

Agua es la energía abismal de la tierra, la fuerza que fluye en descenso y nos da la capacidad de asumir riesgos. Nos permite la introspección, centrar nuestra atención en los puntos importantes y sobreponernos a los impedimentos a través de la voluntad. El kua (símbolo de tres líneas llamado trigrama) de agua simboliza el elemento agua: el inconsciente y las potencialidades desconocidas como el aprendizaje, la realización a través del trabajo y la experiencia de la vida. Agua es nuestra sombra, nuestros miedos conscientes o inconscientes. Tiene un movimiento Yin, el más yin de todos, que es un movimiento contractivo y de descenso que nos lleva hacia dentro, a recogernos. Es la energía del miedo, de la oscuridad, de la soledad, el frío y el salado. Se relaciona con los colores azul marino y negro y con la forma ondulante. En esta parte del planeta es el invierno y su dirección es el Norte.

Te propongo una práctica para sentir esta energía:

Busca algún vídeo o audio de sonidos de agua y delas olas del mar. Cuando caiga la tarde o ya sea de noche, toma un vaso de agua y siéntate a escuchar las olas con los ojos cerrados, en algún lugar de tu casa donde te sientas recogida o si conoces la dirección norte de tu casa, oriéntate hacia el norte. Ahora toma un pellizco de sal marina y mantenlo en tu boca todo lo que puedas. Siente el sonido del mar y el sabor de la sal, mientras te mantienes en silencio.

Quédate unos mínutos y nota las sensaciones que se despiertan en tu cuerpo, las emociones y las imágenes mentales o recuerdos que aparecen. Es importante que mantengas los ojos cerrados y que te enfoques en estar atenta a experimentar como resuena el agua en ti. Hazlo un mínimo de 10 minutos y cuando tengas suficiente, respira profundamente unas cuantas veces y si hay alguna sensación incómoda que te cuesta sostener puedes moverte al ritmo de una canción lenta o hacer unos estiramientos.

Apunta la experiencia en una libretita, apunta que ha sucedido en la práctica y como te sientes al terminar. Puedes hacerlo unas cuantas veces más e ir observando como lo sientes cuando vayamos entrando más intensamente en el movimiento agua.

Te dejo un vídeo aquí pero puedes usar el que tu quieras.

Blog

El dolor no es tu enemigo

“El dolor es una de las fuerzas más poderosas que nos pueden afectar, forma parte de nuestra existencia y de lo que significa ser humano. Puede convertirse en el reto más grande al que nos enfrentemos a lo largo de nuestra vida y, muy a menudo, es un factor determinante a la hora de definir nuestro comportamiento y nuestra experiencia. Pero es también un poder que aumenta nuestra consciencia y constituye una motivación esencial en nuestra forma de aprender, evolucionar, adaptarnos, crear o hallar nuevas soluciones para dificultades y problemas, o en nuestra capacidad para aprender de los errores. El dolor nos humaniza, nos da profundidad, nos aporta humildad y nos hace apreciar la vida, ya que nos recuerda que podemos perderla.

El dolor nos alerta indicando que nuestro cuerpo requiere atención o un cambio, o que necesita algo, y por eso es necesario para nuestra supervivencia y nuestra existencia. El dolor actúa como una frontera que no debemos cruzar, y nos muestra los límites más al la de los cuales podemos hacernos daño o morir. Al formar parte del esfuerzo que hace el cuerpo para estar sano, el dolor se convierte en una experiencia corporal necesaria y natural”- Texto extraido del libreto “Transformar el dolor”