Bye, Bye dolor de regla!!

La regla no fa mal. Aquesta és la meva experiència i la de moltes altres dones que han après a deixar anar l’esforç en la pelvis i han aconseguit que la seva regla deixi ser dolorosa. Ens ho explica la Paloma.

 Bye, Bye mal de regla!!

Fa uns mesos vaig decidir provar el mètode Grinberg amb l’Ana Cuesta perquè volia canviar patrons mentals i reaccions emocionals que tenia que no m’agradaven gens i que estaven dificultant la meva relació amb la família, principalment, i amb el meu jo intern. Al poc temps de seguir les seves sessions ja vaig començar a apreciar canvis, a guanyar més confiança amb mi mateixa, més seguretat, paciència i, sobretot, temps de resposta abans de reaccionar. I, per tant, major qualitat de vida. Però el que no m’esperava de cap manera va ser el regal amb bonus extra que he guanyat. Tinc 42 anys i des dels 12 –o sigui, en fa 30- que cada mes tinc la regla. Sempre ha estat regular, llarga i, sobretot, dolorosa. De joveneta em cargolava de dolor el primer dia perquè era prou insuportable. Amb el temps, m’havia acostumat al dolor i, quan era extrem, em prenia un calmant. Vaig créixer amb aquesta idea fundada de que regla i dolor són un pack inseparable en les dones. D’aquí, la meva grandíssima sorpresa al descobrir que al primer mes d’estar fent el mètode Grinberg em va venir la menstruació sense adonar-me’n. Ni dolor als ronyons i als ovaris, ni punxades ni res. Plas, va aparèixer de cop! Uaaauuh, això és possible? Doncs és clar que sí, ho he viscut i gaudit en primera persona. I no un únic mes, sinó que ja en van uns quants per constatar que tota la tensió que portava acumulada s’ha anat desfent i tot flueix millor. Com la meva sang.

la regla no duele metodo grinberg ana cuesta

La regla no duele. Esa es mi experiencia y la de muchas mujeres que han aprendido a soltar el esfuerzo en la pelvis y han conseguido que su regla deje de doler. Nos lo explica Paloma.

Bye, Bye dolor de regla!!

Hace unos meses decidí probar el método Grinberg con Ana Cuesta porque quería cambiar patrones mentales y reacciones emocionales que tenía que no me gustaban nada y que estaban dificultando mi relación con la familia, principalmente, y con mi yo interno. Al poco tiempo de seguir sus sesiones ya empecé a apreciar cambios, a ganar más confianza en mi misma, más seguridad, paciencia y, sobre todo, tiempo de respuesta antes de reaccionar. Y, por lo tanto, mayor calidad de vida. Pero lo que no me esperaba de ninguna forma fue el regalo con bonus extra que he ganado. Tengo 42 años y desde los 12 –o sea, hace 30- que cada mes tengo la regla. Siempre ha sido regular, larga y, sobre todo, dolorosa. De jovencita me retorcía de dolor el primer día porque era bastante insoportable. Con el tiempo, me había acostumbrado al dolor y, cuando era extremo, me tomaba un calmante. Crecí con esta idea fundada de que regla y dolor son un pack inseparable en las mujeres. De aquí, mi grandísima sorpresa al descubrir que al primer mes de estar haciendo el método Grinberg me vino la menstruación sin darme cuenta. Ni dolor en los riñones ni en los ovarios, ni pinchazos ni nada. Plas, apareció de golpe! Uaaauuh, ¿esto es posible? Pues está claro que sí, lo he vivido y disfrutado en primera persona. Y no un único mes, sino que ya van unos cuántos para constatar que toda la tensión que traía acumulada se ha ido deshaciendo y todo fluye mejor. Como mi sangre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.